Propuesta de plan general de migración para el Estado de la comunidad de Software Libre Bolivia

DSCN1111

Este año me toco participar en el Congreso Nacional de Software Libre en Cochabamba presentando la propuesta del plan de general de migración que elabora la Comunidad Software Libre Bolivia. La comunidad ha trabajado hace unos meses para poder armar una propuesta base del plan de migración la cual ya esta con un interesante avance para presentarla al gobierno y forme parte del plan que están  elaborando.

Cuando estaba preparando la presentación para el congreso, decidí hacer un cambio de rumbo y tratar de reflejar lo que buscamos con la apuesta por el Software Libre en Bolivia, que mas allá de un plan técnico que ayude a las instituciones a migrar es darles una mirada a aprovechar todas las características del software libre libre que es la creación colectiva y la innovación. Donde no tiene sentido hacer presión por migrar lo que ya esta desarrollado y son dinosaurios que van a morir con el tiempo, sino aprovechar lugares con baja penetración de tecnología y ahí mostrar las capacidades del software libre de innovar y generar industria tecnológica en Bolivia

Acerca del “software libre boliviano” y otras mentiras

tuxnu1
 «QuehacerparamigraraSL» por Olman Bolaños - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

La apuesta del Estado boliviano hacia el software libre ha generado  mucha expectativa sobre el tema, pero por parte del Estado no hemos recibido una respuesta clara acerca de esta apuesta por el desarrollo tecnológico de Bolivia.

El titulo del post puede sonar fuerte, pero intenta mostrar el contexto actual que se ha planteado hasta ahora por esta apuesta por el software libre en Bolivia, que es tener un plan general de migración a ser entregado en mayo de 2015 , que esta a cargo de la Dirección General de Gobierno Electrónico y el Repositorio estatal de software libre a cargo de la Agencia para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en Bolivia (ADSIB).

En ambos casos se puede ver que no se entiende la filosofía que esta detrás del movimiento que es el compartir y construir el conocimiento de forma colectiva y para esto es necesario abrir estos espacios, que son los que generan innovación y desarrollo tecnológico. Espacios no se toma en cuenta cargos o niveles de estudio (títulos), son completamente horizontales donde lo que se valora es el trabajo que realiza cada persona. Se manejan en base a la meritocracia de los hacen cosas antes solo hablar.

Pero en el caso del gobierno boliviano se puede ver que no se ha entendido esto y podemos verlo claramente en el Repositorio Estatal de Software Libre, donde ya se pueden ver varios sistemas publicados, de los cuales es imposible acceder a su código fuente, pero no es la idea analizar la pésima implementación técnica del repositorio, donde hay varios registros de usuario para cada área del repositorio y otro para los foros lo cual hace que la experiencia de usuario sea horrible o que los enlaces al final no te llevan a ningún lugar.

Mas allá de esos problemas, el principal es la visión cerrada con la que plantea el repositorio como tal; haciendo un análisis del sitio www.softwarelibre.gob.bo podemos ver el planteamiento burocrático con el que se creó:

  • Acceso al código fuente, solo es abierto a todos las versiones de software en producción (al momento de escribir, no he podido descargar nada) y varias etapas como alfa, beta, gama, etc que solo son accesibles por funcionarios públicos. Acá comienza el primer candado, el software libre se trata del acceso al código, el momento que esto tiene trabas, se corta todo el ecosistema que genera el mismo. Es evidente que esto lo pensó alguna malévola mente burocrática con la intención de “cuidar” su trabajo y el miedo que genera hacer visible el mismo para recibir aportes y criticas, entonces es mejor mantener el secreto hasta tener listo el software. Este tipo de planteamiento hace que se corte el ecosistema del software libre, donde todos podemos mirar y si tienes entusiasmo aportar, corregir errores, hacer tuyo el producto, es la forma en la que se crean las comunidades. Se hacen lazos de confianza y los equipos de desarrollo y usuarios crecen juntos. Con el planteamiento cerrado del repositorio lo único que se tiene son sistemas que van a morir en el tiempo ya que nadie puede darles vida ni hacerse dueño de los mismos.
  • Publicación de proyectos, para esto se creo la “Licencia Publica General de Bolivia” que es una traducción de la licencia GPL y obliga a las instituciones a registrar sus obras en el Senapi. Al cerrarnos en una sola licencia que sea la boliviana puede ocasionar que el software que se quiera registrar en este momento de transición que no logré cumplir con la misma por el uso de componentes privativos, y sea liberado en una versión inicial. La Free Software Fundation tiene una gama diversa de licencias para no cerrarse a una sola y poder tener un contexto de trabajo mas amplio.
  • Centralización del trabajo, todo lo que se sube al repositorio sera revisado por la ADSIB y se realizaran pruebas para determinar el nivel de desarrollo y seguridad de las aplicaciones. Cerrar este proceso a un par de empleados públicos creara un cuello de botella, además de un par de reyes chicos que tendrán “el poder” de determinar si un software esta maduro o no, no se especifica el tipo de pruebas o si hay algún estándar para estas pruebas. En el mundo del software libre, cada producto tiene vida propia y la comunidad alrededor es la que determina la madurez de los mismos y el rumbo futuro.

Con esto se puede evidenciar que la apuesta por el software libre plasmada por la ADSIB no es mas que una extensión del actual manejo de la tecnología en el Estado, sin generar apertura de una cultura de compartir, cerrando a un pequeño grupo de personas que seguirán desarrollando de forma aislada, sin hacer uso de todas las ventajas competitivas y de innovación que puede aportar el software libre.

Otro ejemplo de esta mirada cerrada es la elaboración del plan de general de migración que lleva adelante la Dirección General de Gobierno Electrónico, dependiente del Ministerio de Planificación para el Desarrollo. Donde esta elaboración del plan se ha cerrado a los actores técnicos del Estado y no se han abierto espacios de discusión o propuesta por parte de otros actores de la sociedad o grupos no técnicos del Estado. El peligro de sesgar el plan de migración a un entorno solo técnico es que no se apueste por políticas publicas que abran el camino hacia la soberanía tecnológica. Es evidente que la esta dirección no se ha posicionado como un actor dentro del mundo de desarrollo tecnológico e innovación de Bolivia al ser desconocida por muchos de sus actores. No se ha comenzado un trabajo de socialización con las cabezas en el gobierno para dar a conocer la apuesta que se hace en el texto de la ley y el reglamento por la soberanía tecnológica con software libre.

El mundo del software libre se basa en la apertura total para generar lazos de confianza, estos lazos tejen relaciones y crean entornos de trabajo ricos en ideas y apuestas de innovación, cualquier intento de cierre hace que estos tejidos no se realicen y el ecosistema no se desarrolle, creando desconfianza y una mirada de alejamiento de estos proyectos. El gobierno aun puede realizar esta apertura de forma real, en todos sus frentes, en el entendido que todos podemos ser actores del proceso y cada quien puede poner sus aportes en la medida que se pueda. Esta nueva visión de gobernar y hacer las cosas es parte de la apuesta por el software libre en Bolivia.

No debemos dejar que nos vendan la idea de hacer software libre boliviano, cerrado, chico y encerrado en cuatro paredes. El software libre nos pertenece a todos alrededor del mundo y así es como se construye, abierto, compartido, sin ataduras ni genios a cargo. Apostar por el software libre es construir el camino a ser actores globales de la tecnología y dejar de ser usuarios.

Lo que nos ha negado la falta de conectividad en Bolivia

javiermenchacaImagen gracias a Javier Menchaca

No es un secreto que las conexiones a internet en Bolivia son pésimas, ya se ha escrito mucho acerca del tema sobre todo por el colectivo Mas y Mejor Internet para Bolivia. En muchos casos este tema se reduce a hablar de velocidades de conexión a internet y esto es solo parte del tema.

El problema principal es la conectividad en el país, conectividad entendida como el tipo de infraestructura que tenemos para conectar nuestras casas, oficinas o instituciones ya sea a Internet o en transferencia de datos local. Donde las empresas de telecomunicaciones han sido sobrepasadas y el Estado no ha dado ninguna solución hasta el momento.

Por ejemplo este año Entel S.A., empresa nacionalizada, ha anunciado rebajas de precios en conexiones y el incremento de cobertura en todo el país, pero en contra parte los usuarios nos encontramos con la noticia, que en la ciudad de La Paz (no he verificado en otras ciudades) ya no ampliará el ancho de banda de las conexiones ADSL ni realizara conexiones nuevas, pero si ofrecen optar por la “nueva” tecnología LTE. Este simple ejemplo demuestra cuan débiles son nuestras conexiones y nuestras empresas en la ciudades que en corto plazo se reflejara en todo el país.

Quizás no se vea el problema al tener una alternativa como LTE para conexiones a Internet, pero esto implica que si se quiere montar servicios propios como servidores de correo electrónico, servidores web, etc, en las empresas, instituciones o casas esto se vuelve imposible, por la limitación de megas de uso. Hace unos 5 años ya se tenia el mismo problema por los altos costos de conexión a internet y las bajas velocidades ofrecidas. Es por eso que no tenemos empresas locales con infraestructura local (servidores, equipos de comunicación, nubes publicas o privadas) ofreciendo servicios en nuestro territorio.

Otra forma de mirar como esto nos afecta a todos es la debilidad de nuestras instituciones en los esfuerzos de uso de tecnología. Un ejemplo claro lo vivimos estos días con el Órgano Plurinacional Electoral, donde se ha visto claramente la incapacidad de tener un sistema informático que sea confiable, eficiente y seguro. Donde vimos que desde la consulta para ser jurados no pudo ser resuelta de manera rápida y se obtuvo una respuesta ciudadana donde desarrolladores independientes ofrecieron alternativas a la población para resolver el tema. Este ejemplo nos muestra que tanto nos ha negado la falta de conectividad, donde nuestra instituciones no ven de forma seria el uso de tecnología y generalmente se deja para ultimo momento o con pocos recursos. Las autoridades de las instituciones no ven cuan critico y prioritario es el uso de herramientas tecnológicas. Esto debido a que ya es costo alto tener internet y ni pensar en interconectar instituciones.

La falta de conectividad nos ha negado una visión de uso de herramientas tecnológicas como apoyo a la gestión ya que seguimos viviendo como hace 20 años con conectividad baja, bajas velocidades y coberturas mínimas. Entonces los sistemas de información en general nacen como islas, sin crecimiento y solucionando problemas puntuales no integrales.

El internet móvil (3g, LTE) esta creando una nueva generación de bolivianos que aprendió lo valioso de cuidar los megas día a día, limitados y cohartados en la exploración, investigación y juego de las conexiones ilimitadas, donde no se ven las posibilidades de crecimiento que ofrece estar conectado, sino miran el reloj o el consumo para no pasarse y gastar mas.

Necesitamos dar una solución real al problema de conectividad en Bolivia, sino seguiremos retrasados y el discurso de la búsqueda de soberanía tecnológica sera solo un discurso más de gobierno. Durante las charlas de la construcción de la Agenda Digital para Bolivia, propuse que la conectividad se divida en responsabilidades municipales, de gobernaciones y nacional, para poder afrontar de forma real el problema y podamos tener oportunidades de crecimiento.

La conectividad ayudaría a desarrollar la industria tecnológica en Bolivia, como lo hizo Uruguay en el 2010 y tres años después logró posicionarse como un polo de desarrollo tecnológico de la región. La conectividad brinda muchas oportunidades de una industria tecnológica que cada día demanda mas cosas, Bolivia puede ser el corazón del backbone sudamericano, solo nos falta la decisión política de solucionar el problema y fomentar el desarrollo de una industria tecnológica, ya tenemos las computadoras ahora nos falta conectarlas.

Soberanía Tecnológica y Software Libre en el Estado Boliviano

Como parte de las actividades del Flisol 2014 en La Paz presenté la charla Soberanía Tecnológica y Software Libre en el Estado Boliviano. La idea de la charla es mirar que pasos siguen una vez que el Estado boliviano ha optado por el uso de software libre.

La migración/actualización hacia software libre plantea a Bolivia la oportunidad de poder fomentar la industria de la tecnología en diferentes áreas. Entender la soberanía tecnológica desde el punto de vista de comenzar a ser actores mundiales en el desarrollo de la tecnología y dejar de ser solo usuarios.

Esta primera charla es para abrir el debate y poder mirar que camino debemos seguir en este proceso hacia el software libre.

Software libre como politica de Estado en Bolivia

Estas semanas ha surgido un importante debate sobre la reciente decisión del Estado boliviano de adoptar tecnologías libres y estándares abiertos como política de Estado. La postura que a marcado esta discusión ha sido que existen varias opciones de desarrollo tecnológico, y que el Estado no debería cerrarse por una sola “tendencia”. Este artículo pretende ser un aporte en la comprensión de lo que  son y como funcionan las tecnologías libres, ya que en el mencionado debate se puede observar la falta de información y los prejuicios que existen sobre este tipo de tecnología, lo que la hace parece desfavorable o no eficiente para el Estado.

Este artículo no tiene la intención de responder a ninguna declaraciones surgidas en la discusión, pero creo que es importante analizar lo que implica la medida de migrar el Estado a tecnologías libres en un plazo de 7 años, a partir de aclarar algunos criterios vertidos, como ser: el monopolio del software libre en el Estado, su falta de madurez como tecnología y su fracasos en otros países. Para esto quiero hacer un paralelismo con el fin de explicar mejor el tema.

Drinking mocochinchi in market in La Paz

Puesto de venta de mocochinchi, plaza San Francisco.

Supongamos que el Estado decide, en todos sus niveles, promover el consumo de bebidas caseras, por ejemplo el mocochinchi (bebida tradicional boliviana), promoviendo así el no consumo de otras bebidas de transnacionales extranjeras. De inicio suena descabellado pensar en esto, como es posible que el Estado margine así a la industria. Adicionalmente pone reglas claras, como que toda bebida debe entregar la receta, la cual puede ser estudiada, modificada y distribuida bajo las mismas reglas.

Analicemos con detalle, al ser el mocochinchi una bebida de fácil preparación y donde todos podemos conocer la receta, en realidad lo que está haciendo el Estado es abrir una industria en la que todos los bolivianos podemos participar, ya sea con una empresa artesanal que distribuya la bebida en pequeñas bolsas, o una industria que embotelle y distribuya diferentes preparaciones de mocochinchi. Esto abre paso a que todos los que compartimos la receta la mejoremos y re inventemos sobre la misma, dando a todos la oportunidad de jugar y crear recetas gracias a que el Estado invertirá recursos para fomentar la producción y consumo de esta bebida. Esto no podría ser posible con el producto de una transnacional, que podría iniciar acciones legales por el empleo del nombre que a patentado para la bebida en un nuevo producto. De esta forma no hay espacio de creación e innovación, ya que sólo se puede optar la distribución de la misma, lo que implica que el dinero recaudado va a la transnacional y no se queda en el país donde se vende.

Abre el espacio a que otras recetas se usen y compartan de la misma forma, incluso que estas nuevas recetas puedan ser usadas en otros lugares el mundo gracias a que todos pueden compartirlas.

Pensarán que es un ejemplo ridículo, pero pasa lo mismo con el software libre en relación al privativo. El uso de software libre, como el refresco casero, nos permite a todos ser participes del desarrollo de la tecnología. De esta manera, cuando un Estado apuesta por este tipo de tecnología, apuesta por el desarrollo tecnológico de su país. Así lo que propone el Estado boliviano es pasar a ser actores y creadores de tecnología y dejar de ser usuarios-consumidores o simples distribuidores.

El software libre es del mundo, el software libre por el modelo de licenciamiento, nos vuelve dueños del mismo pudiendo decidir que queremos hacer con el. Esto ha generado comunidades mundiales que aportan a su crecimiento y generan soluciones tecnológicas en todas las áreas. Por tanto, al tomar el Estado Boliviano la medida de migrar a esta tecnología, apoya a nuestros “tecnólogos” a sumarse a este movimiento mundial, aportando desde Bolivia con capital social, y la inversión.

Esclarecimiento en torno algunos criterios en debate

Se ha afirmado que al software libre le falta madurar. Después de trabajar muchos años con esta tecnología, creo que lo que se entiende como inmadurez es justamente lo que la hace atractiva y es que al ser abierta podemos crear, mejorar. Actualmente Argentina, Ecuador, Venezuela y Brasil en la región están adoptando políticas similares, sin mencionar al resto del mundo. La colaboración tecnológica entre países se hace viable gracias a que todos somos dueños del software.

Hay una mala comprensión también cuando se plantea que el software libre no es gratuito. Aunque existen costos involucrados en su desarrollo e implementación ya que se paga por el trabajo de desarrollar en implementar soluciones, dentro de este modelo de negocio no se cobra licencias de uso, como ocurre en el software privativo, de cuyo pago solo se queda en Bolivia menos de un 30% y el resto se va al extranjero (solo el pago por el uso, sin contar con ningún servicio). Al optar el Estado por el software libre, se está optando por invertir en la industria tecnológica del país, por invertir en las empresas nacionales y finalmente en formar nuevos mercados en diversas áreas, sobre todo en aquellas donde el desarrollo tesnológico es aun limitado.

Se ha afirmado también que esta medida genera monopolio. Esta aseveración puede ser fácilmente refutada si se comprende como el Estado la adquiere el software y el tipo de usos que puede hacer de el, ya que hay un cambio en el modelo de negocio. A partir de la utilización del software libre en el Estado se abren puertas para apoyar el desarrollo tecnológico en todo el país, con oportunidades de participar desde Bolivia en el desarrollo tecnológico mundial, aportando con los conocimientos y las propuestas surgidas en el contexto boliviano. Trabajar con software privativo es lo que en realidad genera monopolio, ya que, cuando se compra uno de estos productos no es posible involucra a por otra empresa en el uso o manejo, siendo la única opción cambiar de producto. Con el software libre tenemos la opción de escoger con quien queremos trabajar, ya que el código fuente pertenecerá al Estado y por ende a todos los bolivianos.

Ya se han dado pasos importantes, aunque lentos, en dirección a la adopción de esta tecnología, uno de ellos, que marca un hito es el acercamiento a las comunidades nacionales al Estado para proponer y ofrecer  el trabajo conjunto para avanzar en el proceso de adoptar tecnologías libres en el Estado, insertando un nuevo esquema de participación ciudadana, aportando al desarrollo dentro y desde el país en el área de tecnología.

Senadora Nelida Sifuentes presenta a las comunidades virtuales que apoyaran el proceso de migración

Senadora Nelida Sifuentes presenta a las comunidades virtuales que apoyaran el proceso de migración

¿Tú, ya te subiste al carro de esta revolución?

Contenidos bajo licencia Creative Commons 3.0
a menos que se indique los contrario
2014 Blog Esteban Lima

Theme by Anders NorenUp ↑